6 consejos para ser un buen consultor SEO

donald-trump-08112016165016

Si estás empezando en esto del SEO o bien te planteas trabajar como consultor SEO, te dejo algunos consejos sobre lo que debes y lo que no debes hacer en tu trabajo. Todo, desde mi experiencia profesional, claro. Aunque parezcan muy obvios, cada día veo gente que cae sistemáticamente en las mismas trampas. Espero que te sean útiles.

1. El cliente nunca pocas veces tiene la razón

Escuchar a tu cliente y estudiar sus propuestas es sano, pero a menudo no tienen ni puta idea de lo que habla no está bien informado. Seguramente ha leído por internet que lo más importante es tener enlaces, y su cuñado le ha dicho que debe crear contenidos de blog. No dejes que sea el cliente quien paute la ejecución del proyecto, y mucho menos que influya o determine cuestiones que van a ser importantes para el posicionamiento.

El cliente está intoxicado por la jerga del sector, una visión corporativista y nula perspectiva de usuario. Tu trabajo como consultor SEO es lograr que un sitio web se posicione y eso implica meter mano en la manera de comunicar de las empresas. Debes dejar claro, de buen principio, que tú llevas la batuta, y que el éxito o el fracaso del proyecto dependen únicamente de ti, tus capacidades y el cumplimiento de las reglas. Si el cliente quiere medrar, y te dejas llevar, posiblemente no lograrás los objetivos.

2. No hagas promesas que no puedes cumplir

¡Ojalá alguien me hubiera dado este consejo! Mi experiencia (en 1 minuto): cuando era consultor SEO (en plan freelance super-wai), un cliente me solicitó posicionar un sitio web en un nicho que desconocía por completo. Al salir de la reunión pensé “esto está chupado”. Al llegar a casa descubrí que ese sector movía varios miles de millones de euros al año y era uno de los más competidos a nivel europeo. ¡Menudo marrón! Con esto no quiero decir que solo debemos aceptar trabajos fáciles, sino que es importante realizar un estudio previo del mercado para fijar un objetivo y, sobre todo, no cometer el error de prometer una posición que no se va a lograr a corto plazo.

Observa el nicho, analiza los competidores, detecta la oportunidad y entonces (solo entonces) haz una previsión sobre lo que se puede lograr. En algunas ocasiones deberás decir “no se puede”. ¿Te imaginas que alguien quiere posicionar por delante de Amazon? Es locura.

A veces se nos olvida que la competencia también ha contratado a un SEO, y que tienen una estrategia de posicionamiento sobre la mesa. Si es mejor SEO que nosotros, estamos jodidos. Si existe una oportunidad, ellos la van a detectar igual que tu. Corre, aprovecha el momento, no seas tonto.

3. Las herramientas las pones tu

Un SEO sin herramientas es como un fontanero sin llave inglesa. Del mismo modo que nuestro mecánico dispone de sus propias máquinas para hacer su trabajo, los SEO debemos tener las nuestras. Da igual si se trata de Sistrix, Semrush, SerpWoo, Moz, de pago o gratuitas. Debemos manejar las herramientas SEO a la perfección e incluirlas en el precio de nuestro trabajo. Esto último es muy importante. Un SEO profesional que tenga contratadas 2 o 3 herramientas de pago, puede gastar anualmente más de 2.000€ en licencias. Acuérdate de repercutir la parte proporcional en el precio de tus servicios.

4. Aprende a poner un punto y final para tu trabajo

Esta cuestión es muy importante. Debes ser capaz de definir cuando finaliza tu trabajo. Si planteas unos objetivos realistas, acabarás tu trabajo. Si te has pasado de listo, estarás trabajando para este cliente hasta el fin de los tiempos. Ya sea lograr una posición o bien “poner las bases” para un posicionamiento a largo plazo, uno debe definir donde acabará su trabajo.

Algunos proyectos pueden tardar un año o más en lograr posiciones relevantes. ¿Vas a estar trabajando un año para ese cliente? ¿A qué precio? Posiblemente quieras cambiar, salgan proyectos más interesantes y no querrás estar atado. El trabajo del consultor SEO es supervisar la creación y evolución del sitio web, pautar y establecer la estrategia. Lo ideal es trabajar con un equipo de marketing inhouse que se ocupe de ejecutar el plan a largo plazo.

5. Google es un traidor, no te fíes

Muchos empresarios ven internet como la panacea y una máquina de hacer dinero. Puede que en algunos casos sea así, pero en la gran mayoría de los casos, internet solo es un canal de ventas que complementa la labor comercial “tradicional”.

Debes hacer entender a tu cliente que Internet no es la solución a sus problemas. De hecho, Google desaconseja que las empresas usen el buscador como única o principal fuente de ingresos. ¿Qué ocurre si mañana caes a la página 10? ¿De qué vivimos durante los meses en que nuestro sitio web se está posicionando y aun no aparece en primera página? Google te lo da todo, pero también te lo puede arrebatar en un instante. No es un servicio público, y está sometido a caprichos y tendencias. Tus clientes deben diversificar, no cargues con esta responsabilidad sobre tus espaldas.

6. Mejor lento y bien, que rápido y mal

Sentirás la tentación de usar técnicas oscuras, de acudir a tu preciada PBN y crear estructuras de enlaces y, en definitiva, hacer lo que sea para acelerar el posicionamiento. En algunos nichos es tremendamente difícil evolucionar, y te quedarás estancado en segunda o tercera página durante semanas. Cuando sientas esa tentación, piensa que esta web no es tuya, y que debe perdurar en el tiempo. No hagas nada que pueda significar una penalización o que comprometa el posicionamiento a largo plazo. Si te penalizan, lo único que lograrás, es arruinar el trabajo de mucho tiempo y perder la confianza de tu cliente. En estos casos, siempre mejor reconocer la derrota y buscar nuevas maneras de posicionar.

¿Te gustaría añadir algo más? ¡Deja un comentario!

Análisis SEO onpage con Xenu (mini tutorial)

Si has llegado hasta aquí, es porque necesitas realizar un análisis SEO en tu sitio web. En este post te voy a explicar cómo manejar una herramienta básica para poder optimizar tu página a nivel “on page”. Esta optimización no es crítica, pero sí importante. Te va a dar información sobre la salud te tus páginas y te ayudará a conocer mejor cómo está estructurado.

[toc]

Introducción

El objetivo de esta entrada de blog es aprender a detectar enlaces rotos mediante un análisis SEO de nuestra web. Los enlaces rotos, que devuelven errores 404 pueden suponer un problema para el posicionamiento, puesto que rebajan la calidad de un sitio web. No es algo super-mega-ultra importante, y posiblemente no te dará un boost (empujón) en el posicionamiento, pero contribuirá a que tus usuarios tengan una mejor experiencia, se queden más tiempo y naveguen con mayor eficacia por tu sitio web, lo que al final se traduce en tener una web de calidad, y posicionar mejor. Vamos al lío.

¿Qué demonios es Xenu?

Xenu es un Crawler. Así de simple. Es un programa que descargas en tu ordenador, lo instalas y ejecutas. Lo que hace, a grandes rasgos, es rastrear una URL y todos los enlaces que contiene. Cuando Xenu encuentra un enlace, lo sigue, verifica que la página de destino existe, y sigue rastreando los enlaces y navegando por toda la estructura del sitio web.

Xenu es importante por tres motivos:

  1. Es Gratuito en su totalidad. El ingeniero que lo ha programado no acepta donaciones. A cambio podéis hacerle un regalo o hacer una donación a una ONG (esto dice mucho de él).
  2. Nos permite diagnosticar nuestro sitio web, algo que es genial.
  3. Nos da la posibilidad de rastrear sitios web de la competencia para investigar qué están haciendo bien o mal, algo que todavía es más genial.

Descargar Xenu Sleuth: Aquí os dejo el enlace a la web del creador de Xenu, donde encontraréis los links de descarga. Xenu’s Link Sleuth (la web es un poco old School, pero 100% fiable 😉

Preparando la auditoria SEO

Debes saber que Xenu no es precisamente rápido en el rastreo. El tiempo de espera dependerá mucho del sitio web que estés analizando. Si es un sitio pequeño acabará rápido, pero en el caso de grandes estructuras, podemos estar hasta una hora esperando.

Al abrir el programa, nos vamos a la esquina superior izquierda y hacemos click en “file > Check URL”. Esto abrirá una ventana.

Auditoria-con-xenu-principal

El primer campo es para escribir el dominio que queremos rastrear. Recuerda que debes escribir el dominio de forma exacta con el protocolo http/s y las www, si es necesario.

El checkbox de “check External Links” sirve para indicar al crawler si deseamos verificar el estado de los enlaces externos de nuestro sitio web. Al tratarse de una auditoria para detectar enlaces rotos, lo marcaremos.

Finalmente, tenemos unas cajas para indicar URL que deseamos incluir o excluir del rastreo. ¿Para qué sirve? En algunos casos puede que tengamos una intranet, o bien una URL que no nos interesa rastrear. Si ese es el caso, podemos indicar aquí la ruta para que Xenu la ignore.

Al lanzar el rastreo la aplicación empezará a mostrar URL, y podemos ir viendo en vivo la evolución. Nos podemos hacer una idea del estado general del site a medida que avanza el análisis, pero lo mejor es leer el informe final que nos da la aplicación. Tened paciencia, puede llegar a ser un rastreo lento (ya os lo he dicho). Para saber si la aplicación está trabajando o simplemente se ha “colgado”, en la esquina inferior derecha tenéis un indicador de evolución, con el porcentaje completado y el total de URL rastreadas.

auditoria-con-xenu

Detectar los enlaces rotos

Una vez acabe el rastreo, la aplicación nos preguntará si deseamos un informe. Le decimos que sí. Esto lanzará una pantalla de navegador con una página HTML muy básica, donde podremos ver todos los enlaces rotos. Se puede visualizar todos los enlaces rotos:

  • Todos los enlaces rotos por link
  • Todos los enlaces rotos por Página desde donde se encuentra el enlace

El informe también nos muestra un listado de todas las URL que han sido redirigidas, indicando el tipo de redirección que se está realizando así como el nuevo destino.

Finalmente, tenemos un panel con estadísticas, donde podemos observar la magnitud de la tragedia en caso de que tengamos muchos enlaces rotos o redirecciones.

Conclusiones ¡Fin!

Este es un post muy corto y donde realmente no explico mucho, lo sé. La herramienta es tremendamente sencilla de usar y muy fácil de entender. Lo mejor es lanzar algunos rastreos y observar qué ocurre. Luego, solo queda ponerse manos a la obra para solucionar los problemas detectados. Los análisis SEO on page como este son necesarios y se deben hacer de forma periódica, a medida que nuestras webs crecen. Afrontar este tema demasiado tarde puede hacer que la limpieza de los enlaces rotos sea una tarea demasiado pesada. Personalmente, hago un análisis de este tipo al mes.

¡Saludos!

Guía definitiva para comprar un SAI (¡sin ser ingeniero!) y no morir en el intento

Actualización 2021

Ha pasado algún tiempo desde que escribí esta entrada, pero los datos y modelos de SAI se han actualizado al 2021. Espero que este artículo os resulte útil. Si tenéis alguna duda o queréis hacer una sugerencia, podéis dejar un comentario.

tormenta-sai-proteccion-ordenador

Bienvenido 🙂

Posiblemente has llegado a esta entrada de mi blog, porque estás pensando en comprar un SAI. Este artículo lo escribí tras investigar bastante sobre su funcionamiento. Pensé que sería buena idea compartir con todos los interesados la información que recopilé. ¡Espero que te ayude!

¿Qué es un SAI?

SAI son las siglas de “Sistema de Alimentación Ininterrumpida”, un dispositivo dotado de baterías (o similar) y que suministra energía eléctrica durante un apagón. Es lo mismo que los generadores eléctricos que hay en los hospitales, para evitar quedarse a oscuras en plena intervención quirúrgica, pero en pequeño.

Tras una noche de tormenta electrica, un colega de trabajo me comentó que su SAI «se activó» tres veces en pocos minutos. Esa misma noche, un familiar se quedó sin lavavajillas tras el impacto de un rayo. Este tipo de situaciones son evitables con un SAI. En este post te cuento todo lo que debes saber para que puedas comprar un SAI .

¿Por qué necesitas un SAI?

Para evitar apagones

Si nunca has sufrido un apagón en pleno trabajo, eres una persona afortunada. El común de los mortales experimentará en algún momento de su vida un apagón eléctrico en el momento más inoportuno. Justo antes de hacer click en “guardar documento”, o mientras solucionas una incidencia. En ese preciso momento se apagará todo. Ley de Murphy.

Ese tipo de situaciones tienen remedio colocando un SAI entre la red eléctrica y tu ordenador. En el peor de los casos, te dará tiempo a guardar el trabajo o incluso acabar la faena. Tener un SAI te proporciona un margen de tiempo, en el que puedes prepararte para el apagón. Mola ¿Verdad?

Para evitar subidas de tensión

Vivo cerca de un gran transformador eléctrico. Esta enorme instalación eléctrica, grande como un edificio y propiedad de Endesa, tiene unos picos y sobretensiones eléctricas bastante importantes y frecuentes. Hemos pedido a la compañía que solucione el problema, pero las cosas de palacio van despacio. Es un drama que se ha cobrado varias víctimas. Entre los caídos se encuentran una lavadora y una docena de bombillas, que dejan de funcionar de la noche a la mañana. Son electrodomésticos fáciles de reponer. Pero… ¿Y si la próxima víctima es tu ordenador? ¿Y si te fríe el disco duro? ¡Amigo, eso ya es distinto! Mucho más doloroso.

Un SAI no solo sirve para alimentar durante un apagón, sino que permite normalizar y absorber cualquier variación o fluctuación eléctrica. Un SAI es capaz de soportar un bofetón eléctrico y quedarse tan pancho, cosa que tu ordenador no puede hacer. Un SAI protege tu equipo informático de cualquier anomalía eléctrica. Este es el principal motivo por el que voy a adquirir un SAI.

Llegados a este punto, ahora que sabes lo que un SAI puede hacer por ti, posiblemente has llegado a la conclusión de que tu vida es un sinsentido y necesitas desesperadamente este aparato. Si estás pensando en comprar un SAI, debes saber que un SAI es más barato de lo que piensas. ¡Vamos allá!

¿Qué necesito saber para elegir un SAI?

Tipos de SAI (solo para muy interesados)

Vamos a pasar un poco de puntillas sobre este tema, ya que de los tres tipos de SAI que existen, solo nos interesa uno en concreto. Os cuento:

  • SAI Off-line (o “Stand-by”): Es el más básico de todos. Ofrece protección solo contra los apagones, bajadas y subidas de tensión. La alimentación del SAI Off-line se realiza mediante la red eléctrica común y, en caso de que ocurra alguna incidencia, se activa para proporcionar alimentación. El gran “hándicap” de este tipo de SAI, es que no es activo. Es decir, que no filtra las fluctuaciones eléctricas que se producen de forma continuada, por lo que deja a los equipos algo desprotegidos. Solo se activan cuando se produce un pico o una caída. Al cortarse el suministro, existe un brevísimo intervalo de tiempo (2ms) en el que se corta la corriente, hasta que el SAI activa su alimentación. No se recomienda usar este tipo de unidades en dispositivos sensibles y delicados. Personalmente, descartaría esta opción.
  • SAI In-line (de línea interactiva): Este es el modelo más común, ideal para su uso doméstico o pequeñas instalaciones profesionales. La gran diferencia con el modelo Off-line, es que este tipo de SAI dispone de filtros que estabilizan la tensión de entrada y corrigen las fluctuaciones de la red eléctrica de forma continuada. Igual que en el tipo anterior, hay un breve espacio de tiempo en el que el SAI debe conmutar la alimentación y activar sus baterías. Su uso está recomendado para motores eléctricos, ordenadores, pantallas y equipos informáticos en general. Este es el tipo de SAI más recomendado.
  • SAI on-line: Es el tipo más avanzado de todos. Ofrece protección contra todas las anomalías posibles de la red eléctrica. La gran ventaja de este tipo de SAI, es que no se produce corte alguno en caso de fallo del suministro eléctrico, y el tipo de alimentación que ofrece es extremadamente estable. Se encarga de armonizar continuamente la corriente que llega de la red eléctrica. Inconvenientes: las baterías trabajan más, por lo que suele ser necesario reponer algunos componentes con el paso del tiempo. El precio es bastante elevado, y la potencia de alimentación y de salida necesaria para su uso es mayor. Esta opción está reservada a empresas y sistemas informáticos vitales (servidores, cámaras de seguridad, etc).

¿Cuántas cosas quieres enchufar?

Los SAI son como cualquier otro producto. Los hay de muchos tipos, potencias, capacidades y precios. Lo primero que vamos a hacer, antes de mirar modelos de SAI, es saber exactamente lo que vamos a enchufar y la potencia que necesitamos para mantener este sistema. Para hacer el recuento necesitas lo siguiente:

  1. Un bolígrafo.
  2. Un pedazo de papel cualquiera
  3. Un cerebro matemático o una calculadora sencilla.

Armados con estos instrumentos analógicos del milenio pasado, vamos a hacer un recuento de la potencia que vamos a conectar al SAI. Te pongo varios ejemplos de cosas que debes tener en cuenta:

Soporte vital para sobrevivir al apocalipsis

  • El ordenador
  • La pantalla
  • periféricos imprescindibles

Otras cosas que igual no hacen falta, pero que seguramente quieras enchufar

  • Una impresora
  • Router ¿Quieres internet durante el apagón?
  • ¿Teléfono para llamar a la compañía eléctrica?
  • más pantallas
  • lo que te apetezca

En este ejercicio, debes ir a cada uno de estos aparatos, buscar la etiqueta con la información que proporciona el fabricante y anotar el consumo en watios de cada aparato. Esto es muy importante, porque dependiendo de la cantidad de potencia que necesites, te verás obligado a comprar un SAI u otro. Una vez tengas todos los consumos, haces la suma. Con esto ya sabemos qué SAI se ajusta mejor a tus necesidades. En este punto te daré un consejo: debes elegir un SAI que proporcione como mínimo la cantidad de watios que necesitas, nunca inferior. Se recomienda que el SAI proporcione una potencia un 20% superior a la necesaria. Es decir, si nuestra suma es de 500W, necesitaremos un SAI de 600W, para ir sobrados.

¿Cómo saber si un SAI es de buena calidad? (modo ingenieril ON)

Una vez tenemos claro la cantidad de potencia que debe soportar nuestro SAI, toca saber en qué nos debemos fijar cuando buscamos el más adecuado para nosotros. Aquí, el meollo de la cuestión son los VA (Voltiamperios). Normalmente, cuando buscas entre los distintos modelos de SAI, encuentras la unidad «VA» (voltiamperio) y W (watios). Es decir: los fabricantes expresan la capacidad del SAI mediante la unidad «VA».

Un voltiamperio es un concepto algo complejo de explicar, pero os hago un resumen: La cantidad de watios que puede soportar un SAI es la cantidad de «VA» multiplicado (normalmente) por 0,6 o 0,7. Esta cifra es el “factor potencia de salida”. Algunos ejemplos:

Un SAI con 900VA y un factor de potencia de salida de 0,6, puede soportar unos 540W conectados cómo máximo. (900VA x 0,6 = 540W).

Un SAI con 900VA y un factor de potencia de salida de 0.7, puede soportar 630W

Esto es importante por dos razones:

  1. Saber lo que podemos enchufar y no liarla parda: En caso de que el fabricante tan solo indique la cantidad de VA y el Factor potencia de salida, podrás calcular cuántos watios puedes conectar. ¡Brujería!
  2. Distinguir un SAI de buena calidad: Cuanto más bueno sea el aparato, más alto será el factor potencia de salida. Por ejemplo, un buen SAI puede ofrecer un factor de potencia de 0,7 o 0,8. Esto significa que, con la misma cantidad de voltiamperios, se puede ofrecer mayor potencia de salida.

Ejemplos:
Un SAI de 1000VA con factor de 0,8 ofrece 800W de potencia, mientras que un SAI de menor calidad, también con 1000VA, pero un factor de 0,5, puede ofrecer solo 500W de potencia de salida. La diferencia entre ambos SAI es más que notable, y supone una enorme diferencia en la cantidad de elementos que pueden soportar cada uno.

Cuanto más profesional sea, mayor rendimiento del SAI. Ahora ya sabes que un SAI con 1000VA y una potencia de salida de 500W tiene un rendimiento algo pobre. ¡No te dejes impresionar! La mejor opción no es un SAI con muchos VA, sino un SAI con un factor de potencia alto.

Los mejores SAI del mercado

Me voy a centrar en recomendar unidades SAI útiles para uso doméstico o para pequeños profesionales, dado que es el segmento en el que me he documentado y es el motivo por el que yo mismo voy a adquirir uno. En esta recomendación de productos, os he hecho el trabajo de seleccionar los más competentes en características sin superar la barrera de los 200€. Espero que os resulte útil.

1. SAI básico 360W: Salicru SPS 700 ONE (60€ aprox)

Este SAI de la conocida marca Salicru ofrece una protección contra apagones imprevistos y está pensado para uso doméstico o para pequeños profesionales que tienen la oficina en casa. Tiene un nivel de rendimiento en potencia de salida algo bajo (factor entre 0.5 y 0.6), pero más que suficiente si queremos dar soporte vital a un equipo reducido durante el tiempo justo para guardar y parar el equipo informático de forma adecuada. Este modelo, como todos los de Salicru, ofrece reportes y puedes obtener datos de las incidencias gracias a su conector USB. Teniendo en cuenta que se trata de un producto de excelente calidad y diseñado en España (¡1965, Barcelona!) es apostar al caballo ganador.

Salicru SPS One 700VA

  • Tipo: SAI In-line.
  • Potencia: 700VA (360W).
  • Tiempo de carga: Entre 4 y 6 horas.
  • Autonomía: 20 minutos aproximadamente.
  • Conexiones: 2 salidas tipo shcuko + 2x ADSL/Teléfono tipo Rj11 (entrada y salida).
  • Puerto USB 2.0 Tipo B (cable incluído)
  • Compatible con Windows, Linux, Mac y Unix.
  • Alarmas e indicadores LED
  • Peso y dimensiones: 287x100x142mm 4.25kg
  • Color rojo

Ver en Amazon

2. SAI básico 480W: Salicru SPS 900 ONE (70€ aprox)

De la misma casa que el anterior. Este es mi modelo favorito, y el que yo voy a adquirir. Se trata del hermano “mediano” de la familia One. A pesar de tener un rendimiento relativamente bajo, ofrece suficiente potencia para conectar un equipo profesional y algunas cosas más. Voy a mencionar que todos los productos de Salicru disponen de una aplicación de escritorio que ofrece información a tiempo real sobre el estado del aparato, y donde se pueden configurar apagados automáticos de los sistemas informáticos en caso de incidencia. En resumen, todo lo necesario para mantener tu trabajo sano y a salvo. Que conste que no me pagan por hacer publicidad, es que funcionan realmente bien, y dentro de estos precios, no hay nada mejor.

Salicru SPS 900 ONE

  • Tipo: SAI In-line.
  • Potencia: 900VA (480W).
  • Tiempo de carga: Entre 4 y 6 horas.
  • Autonomía: 20 minutos aproximadamente.
  • Conexiones: 2 salidas tipo shcuko + 2x ADSL/Teléfono tipo Rj11 (entrada y salida).
  • Puerto USB 2.0 Tipo B (cable incluído)
  • Compatible con Windows, Linux, Mac y Unix.
  • Alarmas e indicadores LED
  • Peso y dimensiones: 287x100x142mm 4.9kg
  • Color rojo

Ver en Amazon

3. SAI gama media: APC BX950UI (120€ aprox)

SAI de la marca APC, que está en el paraguas de Schneider Electric (algo que debería darte muuuucha tranquilidad sobre su calidad). Tiene unas características de rendimiento similares a los modelos de Salicru. Lo pongo por recomendación de un compañero de trabajo, que lo tiene y está encantado con él. Entre las ventajas de este modelo, se encuentran las comprobaciones y diagnósticos del estado de baterías y software de gestión a través de USB.

APC BX950UI

  • Tipo: SAI In-line.
  • Potencia: 950VA (480W).
  • Tiempo de carga: 8 horas.
  • Autonomía: 20 minutos aproximadamente.
  • Conexiones: 2 salidas tipo shcuko + 2x ADSL/Teléfono tipo Rj11 (entrada y salida).
  • Puerto USB 2.0 Tipo B (cable incluído)
  • Compatible con Windows, Linux, Mac y Unix.
  • Alarmas e indicadores LED
  • Peso y dimensiones: 295x245x442mm 8kg
  • Color negro

Ver en Amazon

4. SAI de alto rendimiento: Salicru SPS 1000VA Soho+ (150€ aprox)

Volvemos a la marca Salicru para aquellos que necesiten una solución algo más pro. La familia SOHO+ tiene un rendimiento algo superior a los de la gama One, y sus acabados son algo mejores. Tiene un display completo con información “en vivo”. Lo recomiendo como opción para aquellos que necesiten algo más de potencia. La gama Soho+ tiene modelos hasta 2.000VA (1200W). Más que suficiente para una oficina pequeña.

Salicru SPS 1000VA Soho+

  • Tipo: SAI In-line.
  • Potencia: 1000VA (600W).
  • Tiempo de carga: 8 horas.
  • Autonomía: de 20 a 40 minutos, dependiendo del consumo.
  • Conexiones: 3 salidas tipo shcuko + 2x ADSL/Teléfono tipo Rj11 (entrada y salida).
  • Puerto USB 2.0 Tipo B (cable incluído)
  • Compatible con Windows, Linux, Mac y Unix.
  • Alarmas e indicadores LED
  • Peso y dimensiones: 100x145x205mm 9kg
  • Color rojo

Ver en Amazon

5. SAI doméstico de gama alta: Salicru SLC Twin PRO2 (de 290€ a 750€)

Recomiendo este SAI principalmente por dos motivos: Es un SAI ON-LINE, lo cual nos garantiza que en ningún momento se interrumpe la corriente eléctrica a nuestro equipo, y tiene un rendimiento próximo al 90%, lo que asegura una alta eficiencia en el proceso de suministro.

Sai Online Salicru

Nuevo: Salicru SLC 1000 Twin PRO2 SAI On-Line

  • Tipo: SAI On-line.
  • Potencia: de 700VA a 3000VA.
  • Tiempo de carga: ND.
  • Autonomía: Dependerá de capacidad en VA y consumo.
  • Conexiones: 3 salidas tipo shcuko + 1 USB + 1 RJ-45.
  • Compatible con Windows, Linux, Mac y Unix.
  • Alarmas e indicadores por pantalla
  • Peso y dimensiones: 144x350x228mm 10,2kg
  • Color negro

Ver en Amazon

¡Fin!

¡Menudo repaso! ¿Eh? Me he quedado agusto… Como he comentado antes, me he centrado en los SAIs de uso doméstico o profesional que deben soportar cargas pequeñas. Existen un montón de opciones en el mercado, con mejores prestaciones y mayor potencia. Ahora que sabes lo que debes buscar, puedes tomar una decisión de compra informada. Espero que este post os resulte tan útil como a mí, y que gastéis bien vuestro dinero ;).

¿Tienes alguna pregunta? ¿Necesitas más información? ¡Deja un comentario!